28 diciembre 2015

Adiós 2015

Cuando falta tan poco para que este horrible año termine os tengo que pedir disculpas por teneros abandonados, el caso es que hay circunstancias en las que es complicado que la inspiración nos pille, ni poniéndonos delante del ordenador. Es la vida.
Me gustaría ante todo dar las gracias, de nuevo, al complejo deportivo Máis que auga y a las personas que lo integran por su iniciativa para recoger comida para nuestros animales, y muy especialmente a las personas que donaron esas cosas tan ricas ¡No sabéis el éxito que han tenido! En un refugio con más de 500 animales, dónde todo es bien recibido, nuestros perros y gatos os están muy, muy agradecidos.
Gracias a las empresas que nos donan comida.
Gracias especiales a los particulares que se ha acercado al refugio con pienso, latas y mantas para nuestros pequeños.
Agradecer también a los socios de siempre y a los nuevos por su ayuda económica, sois muy generosos, pero mucho. Y también a las personas que han hecho aportaciones puntuales, algunas anónimas, otras muy generosas, y todas bienvenidas. Estamos sorprendidos.
Y por supuesto, a los que habéis pensado en los abandonados para darles un nuevo hogar, sois maravillosos. Eternamente agradecidos.
Y a los que continuamente perdéis a vuestros perros, poneros las pilas. Ya no vivís en el rural, Vigo es una gran ciudad, los perros caminan kilómetros en pocas horas y muchos acaban atropellados y causando graves accidentes. La mayoría de los perros que recogemos son machos enteros que escapan detrás del olor del celo de las hembras. Por favor, ir pensando en la esterilización como el método que los hará más felices durante más años, porque lo que no desean no lo van a echar en falta…en machos y en hembras. En vuestras manos está velar por el bien de vuestros peludos, y de su posible descendencia. Preguntarnos por la esterilización, en lugar de preguntarnos si os recogemos los cachorros de vuestra perra o gata, esos que no habéis podido colocar. Son estas “camadas no deseadas” y mal colocadas las que llenan los refugios, de pequeños o de adultos. Que la historia cambie es cosa vuestra, ir avanzando.
Y ahora paso a presentaros algunos de los peludos que han venido a vivir a nuestro refugio, espero que por poco tiempo.

Pedro ADOPTADO

Otro gran elemento, como Caco, con el que tuvo algún que otro “desencuentro”. Lo que os comentaba, el efecto de la esterilización no es tan notable en los machos de unos añitos.
Con el tamaño que tiene nos daba un poquillo de respeto, un perro nuevo que no conocemos de nada, que se encuentra de repente en un lugar extraño que no es su hogar, con gente que no conoce en absoluto, un poco desconfiado…y tan grande. Para que os hagáis una idea, Pedro es como un galgo español de los más altos, y con el doble de peso. Un perrazo.
Y de carácter, ahora, como un cachorrote travieso, que se hace el loco cuando le interesa. Un poco acaparador con la comida, se le va notando en el tipo.

Toya ADOPTADA




A esta morena guapetona hay que ganársela, tiende a desconfiar un poquito de las personas, no es agresiva en absoluto, solo le cuesta un pelín acercarse. Las circunstancias de la vida, suponemos, las compañías, a veces no demasiado buenas. No como ella, que se lleva genial con los perros, machos o hembras, jóvenes o mayores, siempre que la respeten, y si no se da el caso…pone tierra por medio. Supo adaptarse perfectamente a lo que le tocó, un cambio...para peor. Es así la vida, hay que tener paciencia cuando las cosas no son como nos gustaría, y prepararse para cuando mejoren, porque siempre mejoran.

Caco



Que te entregue un dueño a su perro por cambio de vivienda viene siendo habitual en estos tiempos, que alguna vez no sea más que una excusa también lo es. El caso de Caco, que a estas alturas de su vida lo dejaron tirado sin remordimientos. Ya no es un crío, y su adaptación a otros machos del refugio, especialmente a los de una cierta edad, le costó: la esterilización no hace el mismo efecto a los machos que cuentan con unos añitos. Ahora ya está adaptado y a no ser por la comida, va como la seda. Un perro cariñoso y obediente, activo, defensor al estar guardado, que un día nos dio la gran sorpresa cuando lo vimos tumbado jugando con los cachorros. Más noble que muchas personas, incluido el que lo dejó tirado sin remordimientos, después de pasar unos cuantos años con él.

Bronson ADOPTADO



Una belleza por fuera y por dentro. Bueno y sociable con perros, machos o hembras, da igual, para jugar le valen todos. Bueno y cariñoso con personas, lo suyo es subirse y abrazarte. Después de una temporadita un poco flacucho, va cogiendo cuerpo y poniéndose guapo, a ver si hay suerte y enamora a alguien escaso de cariño canino.